Tratamientos

Las alteraciones emocionales pueden tener, dependiendo de los casos, diferentes causas, que a menudo implican varios factores de origen psicológica, biológica, ambiental y social y que interactuan entre sí de diversas maneras. Los fármacos psiquiátricos son, a veces, posibles herramientas terapéuticas útiles para reducir el malestar y el sufrimiento, actuando sobre los síntomas por ejemplo actuando sobre los niveles de ansiedad, frecuencia y intensidad de los ataques de pánico, insomnio, o en un estado de estrés físico y psicológico general.

En mi experiencia, la disminución de la intensidad del dolor psíquico a través de la medicación nunca puede prescindir de una buena alianza terapéutica y una evaluación detallada de los problemas presentados: Siempre en el contexto de la historia, la personalidad y necesidades personales del sujeto.

Igualmente esencial es la necesidad de apoyo psicológico, en el contexto del tratamiento con la medicación: la elección del fármaco y del tiempo del tratamiento, siempre es precedida y acompañada de una análisis de la persona, del momento actual de vida, actualizada y adaptada en el tiempo en función de la evolución del proceso terapéutico.

 

Salud mental: